11 de marzo de 2009

la Iglesia:

Desde siempre la Iglesia ha tenido mucha influencia en la historia. Los casos de los que hablamos no son ninguna excepción.
Durante el franquismo y el comunismo también se notaba la presencia de la religión. Pero su posición era muy diferente en Polonia y en España.


“EL OPIO DEL PUEBLO”
En Polonia el poder comunista intentó convencer a la gente de que la religión era “el opio del pueblo”, es decir una especie de droga que no dejaba pensar a la gente con claridad. Quería crear una sociedad cuya única religión sería el comunismo.
Pero no era tan fácil. La fe de los polacos siempre ha sido muy fuerte por nuestra historia, es decir por culpa de los repartos y guerras mundiales que afectaron mucho a nuestro país.
Las iglesias eran los lugares donde se reunía la gente y donde buscaba apoyo y ayuda. Los comunistas perseguían a los curas, prohibían construir iglesias, no daban días libres de trabajo durante algunos festivos católicos importantes, etc.
Un momento muy importante en la historia general y en la lucha contra el comunismo fue la elección de Karol Wojtyła como Papa (Juan Pablo II). Él, además de cura, era una persona muy culta e inteligente. Con métodos no violentas pero eficases luchó para cambiar la vida de los polacos. Ahora todos en Polonia lo consideran un héroe nacional.
El comunismo perdió su lucha contra la Iglesia que también ahora sigue teniendo una posición muy fuerte en el país.
Siempre pasa así: cuanto más prohíben hacer algo, más ganas tiene la gente de hacerlo. Esta sería una idea importante para entender la actitud de las personas cuando tienen que sufrir “vidas totalitarias”.


“LA RESERVA ESPIRITUAL DE OCCIDENTE”
En España durante la época de Franco la Iglesia tenía un papel muy diferente, porque el Caudillo decía que España era “la reserva espiritual de Occidente”, o sea, el único país de verdad católico y decente. Por eso la religión se convirtió en algo central para la gente que tenía que vivir según las normas de la moral católica: rezar, obedecer, las mujeres en casa y sufrir mucho para ganarse el cielo . Se puede decir que la Iglesia era uno de los fundamentos del sistema político: de hecho muchos historiadores españoles para hablar del franquismo, utilizan la palabra “nacionalcatolicismo”.
En el año 1953 España y Portugal (que tenía una dictadura parecida a la española) firmaron un fuerte compromiso con el Vaticano. En 1967 el gobierno franquista declaró que no se podía ser un buen español sin ser también un buen católico.
En su historia, España se identificó siempre con la religión católica y con el franquismo. Sin embargo, desde 1978, en la democracia actual, España no tiene ninguna religión oficial y los españoles han dejado de ir a misa los domingos. Muchos se declaran ateos o no practicantes.

Resumiendo: los polacos se hicieron todavía más religiosos porque esto había sido prohibido y los españoles se hicieron menos religiosos porque habían sido obligados a practicar a fondo la religión católica. En Polonia la gente admira y respeta a los curas como héroes libertadores, pero en España despiertan cierta desconfianza por haber simpatizado con la dictadura.

La posibilidad de tener una religion nacional en Polonia y la falta de obligación de tenerla en España son ambos símbolos de la libertad, aunque sean exactamente contrarios.

El mundo funciona al revés pero, sea lo que sea, la Iglesia siempre tendrá un papel muy importante en la historia mundial.

4 comentarios:

qubeck dijo...

me gusta. no lo sabia antes, quiero decir lo sobre la iglesia en espana...

anitha dijo...

muy bien chicos. me sorprende vuestra expresion en español, es realmente muy buena.
enhorabuena por las redacciones. son muy interesantes :)
recuerdos para todos de mi parte :)

Anónimo dijo...

jaja, me gusta la conclusion ;)es tan...verdadera.

Magda dijo...

Me gusta vuestro estilo de escribir, muy claro y interesante. Un poco como 'para los extranjeros',(si, si se que esa es la intencia :p) pero de verdad me encanta ;)